FICHA TÉCNICA:

Dirección: Garry Marshall

Reparto: Hector Elizondo, Jason Alexander, Julia Roberts, Laura San Giacomo, Ralph Bellamy y Richard Gere

Título en V.O.: Pretty Woman

Nacionalidad: Estados Unidos

Año: 1990

Duración: 117 min.

Género: Comedia

Fotografía: Charles Minsky

Música: James Newton Howard

SINOPSIS:

Edward Lewis (Richard Gere) un adinerado y frío hombre de negocios que viaja  a Los Ángeles, donde se aloja en una suite de un lujoso hotel. La protagonista Vivian (Julia Roberts), una prostituta de la calle, recibe una oferta por parte de Edward. Tras pasar una noche juntos, contento con el servicio, él amplía su oferta y la contrata como acompañante. Para ello deberá cambiar su aspecto físico y sus modales.

CONTEXTUALIZACIÓN:

La película Pretty Woman, fue escrita como un drama social, realista y deprimente por el guionista J. F. Lawton. La primera versión de su libreto se titulaba  $ 3.000 (el precio que la prostituta cobra por el ‘servicio’) y tenía bien poco de encantador: en él, Vivian era una yonqui enganchada al crack, y ansiosa de cobrar su tarifa para costearse un viaje a Disneylandia. El financiero Edward Lewis, por su parte, quedaba como un bastardo: su acuerdo con la prostituta habría prohibido a ésta consumir drogas mientras éste estuviera en vigor y, para colmo, acababa dejándola tirada a ella al final para casarse con su muy adinerada novia.

La propia Roberts describe el guión original como “muy oscuro y deprimente”. “Es una historia terrible sobre dos personas horribles y mi personaje era una adicta a las drogas, malhumorada, malhablada, una puta maleducada que tenía una experiencia de una semana con un hombre malhablado, malhumorado y también maleducado pero muy rico y guapo. Era una historia espeluznante y fea acerca de estas dos personas”, señala.

La siguiente versión la dirigió Touchstone Pictures, propiedad de Disney, que fue mucho más realista de lo que suele pasar entre un hombre rico y una prostituta fue bastante pulida.

El guión pasó por seis reescrituras antes de convertirse en el cuento de hadas en el que los dos protagonistas ‘vivieron felices y comieron perdices’ que convirtió a Julia Roberts en una mega estrella.

Así, después de hacer dos reescrituras del libreto, y de negarse a ofrecer el final optimista y edulcorado que reclamaba Touchstone, Lawton fue despedido y otro escritor, Stephen Metcalfe, fue contratado para hacer un cuarto borrador, pero tampoco convenció. Robert Garland realizó la quinta reescritura y Barbara Benedek la sexta y definitiva.

La película entró directamente al número uno de la taquilla estadounidense. En Estados Unidos  recaudó 178 millones de dólares y sumando las recaudaciones internacionales la cifra asciende a 463 millones. En España, cada vez que se emite Pretty Woman, las cifras de audiencia suben. Según cifras reveladas en 2014, la película se emitió en 157 veces (20 veces en abierto, 137 en canales de pago). La primera de estas emisiones, ofrecida por TVE en 1994, congregó frente a la pantalla a 9.223.000 espectadores (el 54% de la cuota total).

ANÁLISIS:

La trama de la película se puede comparar con el cuento de La Cenicienta. El cuento trata sobre una chica huérfana que tiene q vivir con su malvada madrastra y sus dos hermanastras. Éstas le mandas hacer todas las tareas de casa, y cuando llega el día del baile para conocer al apuesto príncipe, le mandan más tareas de lo normal para que no pueda asistir. Pero cenicienta cuenta con la ayuda de sus amigos los ratones y de su hada madrina, que le concede un vestido y una carroza pero con una condición, a las doce de la noche debe irse a casa porque se deshace el hechizo.

Durante la noche, Cenicienta baila con el príncipe, pero tiene que huir a las doce y se deja un zapato de cristal. El príncipe inmediatamente se pone a buscar a la doncella con la que bailo y manda que todas las mujeres del reino se prueben el zapato para encontrar a Cenicienta.

La madrastra de Cenicienta se da cuenta de que fue ella quien bailo con el príncipe, y la encierra en la torre para que no pueda ponerse el zapato y se case con él. Aún y todo, cenicienta escapa, se prueba el zapato y todo el mundo se da cuenta de que es ella la chica con la que bailó el príncipe. Finalmente, se casaron y fueron felices para siempre.

En la película Pretty Woman, la protagonista femenina (Vivian) es una especie de Cenicienta, y el masculino (Edward), el príncipe. Vivian está trabajando en la calle cuando conoce a Edward, ella sube al coche para guiarle a través del laberinto urbano y le conduce hasta su hotel. Él la contrata, por una suma astronómica, durante toda la semana para que la acompañe en las cenas de negocios.

A partir de ahora, comparando con el cuento de La cenicienta, Vivian estaría en el baile con el príncipe, y al finalizar la semana todo volvería a ser como antes, es decir, la carroza se volverá calabaza.

El director del hotel representa a la hada madrina, ya que le ayuda a resolver los problemas que tiene con el vestuario y le da una lección de protocolo. De este modo, la prepara para poder ‘asistir al baile correctamente’.

A parte de esto, Pretty Woman hace referencia directa a otros cuentos de hadas, exactamente en la escena de noche cuando están en la terraza de la habitación del hotel, y Vivian le explica a Edward que de pequeña su madre la encerraba en la terraza y soñaba que venía un príncipe para salvarla. Aunque, cuando Edward le pregunta que pasó cuando la rescata, ella le contesta que fue ella la que le rescato al príncipe. Por esto mismo, al final de la película, cuando él va a la casa de ella para conquistarla, sube por la escalera de incendios haciendo referencia como que sube a lo alto de la torre para rescatar a la princesa.

Pero detrás de la historia romántica y de los cuentos de hadas, Pretty Woman es un claro ejemplo de que una buena imagen es la clave para el éxito, y quién impone esa imagen, es la sociedad.

Como bien hemos explicado anteriormente, Vivian era una prostituta que vestía como tal, pero para asistir a las cenas y a los eventos que le proponía Edward, tenía que cambiar completamente de vestimenta y de modales.

Sin esa imagen perfecta y los modales adecuados, Vivian no es aceptada socialmente como ocurre en la boutique. La dependienta nota que por mucho que fuese bien vestida, sus modales no corresponden con los de una mujer de clase alta, y comienza a tratarla con desdén. Pero Vivian en vez de avergonzarse, se muestra muy digna, y con toda la educación del mundo, se marcha y deja plantada a la dependienta. Toda una reivindicación contra los clasismos.

En la película se ve la evolución física y de actitud que tiene la protagonista y cómo va consiguiendo el éxito y la aceptación social mediante esa evolución. Al mismo tiempo, cuando llega a ser la mujer perfecta según el canon de belleza de esa época, consigue a Edward, un hombre que por su estatus social inevitablemente era superior a ella.

Anuncios